CLORANFENICOL

Dra. María Eugenia Torres

Introducción
Obtenido a partir de Streptomyces venezuelae es un agente bacteriostático de amplio espectro, activo frente a bacterias grampositivas y gramnegativas, incluyendo anaerobios, clamidias y ricketsias. Exibe actividad bactericida frente a H. influenzae, S. pneumoniae y N. meningitidis. Actualmente se produce en forma sintética, en forma de ésteres (succinato y palmitato) que debe ser hidrolizado a su forma activa.

Mecanismo de acción
Inhibe la síntesis proteica a nivel de la subunidad 50S del ribosoma bacteriano. Compite con otros antibióticos que se unen a la misma subunidad (macrólidos y clindamicina) y por ello no deben asociarse. Cloranfenicol inhibe la formación de puentes peptídicos en la cadena en elongación.
Es posible que también inhiba la síntesis proteica de células eucariotas, lo cual explicaría su toxicidad.

Mecanismo de resitencia
Se debe a:
- Producción de enzimas inactivadoras, acetil transferasa, que acetilan la molécula del antibiótico impidiendo su unión a los ribosomas bacterianos. Este mecanismo es extracromosómico, mediado por plásmidos. Determina resistencia de alto nivel y puede ser encontrada en Haemophilus spp., Shigella spp.y Salmonella typhi.
- Modificación del sitio blanco a nivel de la subunidad 50S. En este caso la disminución de la afinidad por la droga se acompaña también de resistencia a macrólidos y clindamicina.
- Disminución de la permeabilidad de la pared bacteriana a la droga. Suele asociarse a resistencia a tetraciclinas.

Farmacocinética
Se absorbe completamente desde el tubo digestivo. Los ésteres de cloranfenicol (profármaco) son hidrolizados en el duodeno, mediante lipasas pancreáticas, a su forma activa. Es muy liposoluble por lo que su difusión es rápida y elevada. Penetra en todos los tejidos y fluidos corporales. Atraviesa bien la barrera hematoencefálica logrando niveles terapéuticos en LCR. Atraviesa la placenta.
A nivel hepático experimenta glucuronoconjugación, volviéndose inactivo y no tóxico. Los metabolitos se elimina principalmente por la orina, donde sólo 10% del fármaco está en forma activa. El mecanismo de depuración hepática resulta insuficiente en recién nacidos y prematuros por lo que debe evitarse esta droga en ellos.
El aclaramiento del cloranfenicol mediante hemodiálisis es escaso.

Espectro de actividad
Tiene un amplio espectro de acción. Primariamente bacteriostático, puede comportarse como bactericida frente a ciertas especies bacterianas. Presenta gran actividad frente a H. influenzae, especies de Neisseria, Salmonella y Brucella, Bordetella pertussis. Las enterobacterias tienen una sensibilidad variable. Es activo frente a gran parte de los cocos grampositivos, con excepción de Enterococcus. También es activo frente a Shigella spp., V. cholerae y espiroquetas.
Es el antibiótico de mayor actividad frente a anaerobios.
Las bacterias con mayor tasa de resistencia son: Enterobacter, Serratia y Pseudomonas.

Efectos secundarios
En general es bien tolerado, con baja incidencia de reacciones adversas, aunque pueden ser graves.
Por su gravedad se destacan:
- El sindrome gris del recién nacido. Comprende. letargia, distensión abdominal, hipotensión, cianosis, distrés respiratorio, shock y muerte. Se debe a la acumulación masiva de la droga relacionado al déficit de metabolización hepática.
- La toxicidad hematológica. Se describen 2 situaciones graves aunque no frecuentes: a) depresión reversible de la médula ósea, relacionada con la dosis, b) depresión irreversible, habitualmente fatal, relacionado a idiosincrasia del paciente. Mientras que la primera aparece precozmente y afecta principalmente la serie roja, la segunda puede aparecer semanas o meses después de finalizado el tratamiento y suele afectar a las 3 series.
Otros efectos adversos descritos son: la neuritis óptica, posiblemente por dosis excesivas; reacciones de hipersensibilidad, poco frecuentes; trastornos digestivos: náuseas, vómitos y diarreas; sobreinfecciones bacterianas o micóticas; deficit de vitamina K por disbacteriosis intestinal.

Usos clínicos
El riesgo de efectos secundarios graves y la emergencia de cepas resistentes han disminuido el uso del cloranfenicol. Actualmente no se considera antibiótico de primera elección, estando indicado en meningitis por H. influenzae en pacientes alérgicos a los betalactámicos y como antibiótico de alternativa en abcesos encefálicos, infecciones por anaerobios, fiebre tifoidea, salmonelosis sistémicas.

Dosis
50 a 100 mg/quilo/d en 4 tomas.

Presentaciones disponibles en nuestro medio
Comprimidos 250 mg
Ampollas de 1 g para uso i.m. e i.v.
Uso tópico: pomadas, lociones, colirios, polvos