Derrames pleurales en la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)

 Derrames Pleurales en la Infección por el VIH,

 Derrames Pleurales, radiografías y tomografías.

OBJETIVO

La inmunodepresión inducida por el VIH frecuentemente se expresa por la afecciones respiratorias oportunistas infecciosas o neoplásicas . El derrame pleural fue una entidad nosológica poco frecuente entre los infectados por VIH-SIDA de nuestro medio asistidos en la CEI .

Volver a tope de página


MATERIAL Y METODO

En el período comprendido entre agosto de 1988 y julio de 1996, se diagnosticaron 20 casos de derrames pleurales cuyas historias clínicas fueron revisadas retrospectivamente. Se diseñó una planilla de recolección de datos y se analizaron los mismos a través del software EPI-INFO 6.0.



RESULTADOS

Dieciseis pacientes pertenecieron al sexo masculino y 4 al femenino. Las edades oscilaron entre 22 y 44 años (media : 32.7). Todos eran de raza blanca. En el momento de iniciar la sintomatología, 18 se encontraban en la categoría C3 de la infección por VIH y 2 en A2, según clasificación del Center for Diseases Control (CDC). En los 7 pacientes que fue posible realizar estudios de subpoblaciones linfocitarias, los niveles de CD4 oscilaron entre 45 y 768 cél/mm3. La sintomatología clínica respiratoria precedió al diagnóstico entre 5 y 90 días (media : 45,6 ). En 13 enfermos el derrame pleural fue el hecho esencial y a la vez sirvió de guía para la búsqueda etiológica de la afección oportunista, mientras que en 7 fue un elemento más en el cuadro clínico de la enfermedad oportunista en curso. En todos los enfermos el patrón radiológico correspondió al de derrame pleural. El mismo fue aparentemente primitivo en 16 casos, siendo unilateral en 12 ( 60%) y bilateral en 4 (20%). Acompañó a lesiones pulmonares ostensibles en los 4 (20%) restantes. Las imágenes pulmonares consistieron en infiltrados intersticicales bilaterales en 2 casos e imágenes de siembra en otros 2. La tomografía axial computada (TAC)de tórax realizada en 11 pacientes permitió el diagnóstico de derrame tabicado (3 casos), de compromiso pulmonar subyacente: nódulos, masas, infiltrados, atelectasias en 7 ; observándose la concomitancia de adenomegalias paratraqueales, derrame pericárdico y tumor esofágico, en 1 caso para cada situación. Ocho pacientes fueron sometidos a toracocentesis. El aspecto del líquido fue francamente purulento en 3, serohemático en 4, y el restante turbio con sobrenadante claro después de centrifugado. El estudio citoquímico mostró, que todos eran exudados con valores de proteínas entre 23 a 60 gr.% . La citología fue a predominio polimorfonuclear en 5 (62.5%), y linfocitaria en 3 (37.5 %).

El estudio microbiológico tuvo un bajo rendimiento diagnóstico . En 1 sólo caso se encontraron al exámen directo BAAR. El estudio histopatológico de pleura se realizó en 6 pacientes , teniendo valor diagnóstico en 5. El hallazgo de granulomas en 3, fue de alta sospecha para el diagnóstico de tuberculosis (TBC). En 2 se hizo diagnóstico de enfermedad neoplásica: adenocarcinoma pleural secundario, a primitivo desconocido en 1 y melanoma metastásico en el otro.
El diagnóstico etiológico fue de enfermedad tuberculosa en 9 (45%), de sarcoma de Kaposi en 5 (25%), uno de ellos asociado a TBC; de empiema a gérmen no identificado en 3 (15%), carcinomatosis en 2 y de candidiasis diseminada en el restante.

Volver a tope de página

COMENTARIOS

Aunque la casuística de derrames pleurales en infectados VIH en nuetro medio es pequeña, coincide con la literatura consultada en cuanto a incidencia y etiologías. El diagnóstico de derrame pleural en pacientes de esta población orienta hacia la búsqueda de determinadas etiologías, ya que, excluyendo los empiemas las causas más frecuentes, en orden decreciente son: tuberculosis, sarcoma de Kaposi, otras neoplasias incluyendo linfomas y micosis diseminadas.

 

Volver a tope de página