En el tubo digestivo la lesión se reconoce creciendo desde la submucosa hacia la superficie mucosa, llegando a ulcerarla.