Revisión de Temas | Casos Clínicos | Guías de Tratamiento  | Cursos  | PrevenciónEstadísticas | Otros Sitios

Preguntas Frecuentes (FAQ) | Novedades | Home

Pneumocistosis pulmonar y SIDA

 

 

  Resumen de historia clínica

Paciente de 32 años, estudiante, con serología positiva para VIH conocida desde 1 año antes. Ingresó en un centro de tratamiento intensivo (CTI) por insuficiencia respiratoria. Relató una historia de 40 días de evolución caracterizada por sensación febril, tos seca y posteriormente  escasa expectoración mucosa que no le impidió realizar sus tareas habituales durante 1 mes. Ultimamente agregó disnea progresiva. Recibió amoxicilina durante unos 10 días notando peoría. En el examen físico se encontró  muguet orofaringeo y escasos estertores subcrepitantes finos basales. La radiografía de tórax reveló una pacidad bilateral difusa predominando en la mitad inferior de ambos campos pulmonares con patrón intersticio-alveolar.


Preguntas:

 a) Qué etiología plantearía en primer lugar como causa de esta neumopatía?

 

b) Cuándo un infectado con VIH está en riesgo de sufrir una pneumocistosis pulmonar?

 

c) Cuales son los diagnósticos diferenciales?


 

Respuestas:

 a) Por la historia clínica de una neumopatía subaguda, bilateral, con las características mencionadas y la imagen radiológica descrita, en una persona infectada por el VIH, con un deterioro inmunitario severo puesto de manifiesto por la presencia de muguet oral,  en primer lugar se plantea neumonia por Pneumocystis carinii. Esta infección oportunista es muy frecuente en el curso de la infección por VIH y define el estadío SIDA. Antes de que se realizara su profilaxis, 85 % de los infectados`por VIH presentaban esta complicación en algún momento de su enfermedad.
 

b) El infectado VIH está en riesgo de padecerla cuando el nivel de linfocitos CD4 descendió a valores de 200 elementos/mm3 o menos. Se produce por reactivación de una infección latente ocurrida en los primeros años de vida.
La pneumocistosis pulmonar se caracteriza por ser una neumopatía subaguda intersticial o intersticio-alveolar, bilateral y difusa, a predominio basal, donde los síntomas son los que relata el enfermo de la historia que analizamos. El mismo habitualmente consulta alrededor de 20 días a 2 meses después de iniciados sus síntomas.

c) Los diagnósticos diferenciales se plantean con otras neumopatías que dan un patrón radiológico similar: neumonias atípicas, tuberculosis, micosis y neumonia intersticial linfoide.