Cuadro febril autolimitado y hemocultivo positivo

Prof. Adelina Braselli


Paciente de 50 años, sexo masculino, sin antecedentes patológicos a destacar, que consultó por cuadro febril de 3 días de evolución, siendo las temperaturas mayores de 39°C, Se acompañó de intensas mialgias dorsales y decaimiento. Negó sintomatología respiratoria, urinaria y digestiva. No notó erupciones. No existían antecedentes epidemiológicos de valor, con relación al cuadro febril. El examen físico fue normal.
De los exámenes paraclínicos se destacó:
Hemograma: hemoglobina 14 g/dl, leucocitosis 10.000/mm3, neutrófilos 68%, plaquetas 86.000/mm3
VES 23 mm
Glucemia, azoemia, funcional hepático y orina: normales
Radiografía de tórax normal
Serologías para toxoplasma, CMV, Epstein Barr, VIH, leptospiras y Hantavirus: negativos
Ecocardiograma transtorácico: normal

Evolución

A los 6 días el enfermo estaba asintomático y el hemograma se había normalizado, otorgándosele el alta hospitalaria, sin conocer la etiología de su fiebre.
Al día siguiente se recibió el resultado de 3 hemocultivos, en 2 de los cuales no había desarrollo bacteriano, pero en el tercero había crecido Staphylococcus aureus sensible a cefradina, cefuroxime, ceftriaxona, ciprofloxacina y TMP-SMX. El mismo germen, con la misma sensibilidad, también había sido aislado del exudado faríngeo.
Frente a este hecho el enfermo fue citado y concurrió inmediatamente. Permanecía asintomático y el examen físico seguía siendo normal.

¿Que conducta adoptaría frente a este caso?

Respuesta:
En primer lugar se interrogó al paciente acerca de las condiciones en que se habían extraido las muestras de sangre para los hemocultivos.
El mismo respondió que la sangre había sido extraida en el Servicio de Emergencia donde había mucho trabajo para el personal, el que corría de un enfermo a otro, para atender a varios a la vez.
Como el enfermo clínicamente había curado en forma espontánea y sólo 1 de los 3 hemocultivos era positivo, se consideró que se trataba de un germen contaminante procedente de su propia piel o de su faringe y no se le indicó ningún tratamiento. Igualmente se volvieron a sacar 2 muestras de sangre para repetir los hemocultivos, que fueron negativos.

 

 Comentario

Cuando se va a realizar un hemocultivo el primer cuidado fundamental es la asepsia, para evitar la contaminación de la muestra.
La persona encargada de realizar la maniobra debe lavarse cuidadosamente manos, ponerse guantes estériles, sobretúnica y tapaboca.
La piel del enfermo debe ser preparada frotándola con alcohol al 70%, luego con alcohol yodado que se deja secar (unos 2 minutos), para nuevamente pasar alcohol. Además la región circundante a la zona de punción debe ser cubierta con un campo estéril.
Durante la extracción el enfermo tiene que mirar hacia el lado contrario.
En lo posible la extracción debe hacerse con una sola punción.

 

Conclusiones

Muchas de estas reglas no habían sido cumplidas en este caso, por lo que el estafilococo de la piel o de la faringe del enfermo contaminó la muestra.
El no cumplir con las normas de asepsia conduce a resultados falsos positivos, que pueden causar errores diagnósticos. Otras veces lleva a estudios o tratamientos innecesarios, lo que además de incomodar al enfermo y su familia, causarle un daño sicológico y moral, implica: prolongación de días de hospitalización, pérdida de días laborales y pérdidas económicas tanto para el paciente como para la institución.